APOYO TERAPÉUTICO
EN TRASTORNOS DEL ESPECTRO
AUTISTA (TEA) -
Por . Dr. Wilson Araya

Actualmente, el diagnóstico de TEA incluye muchas afecciones que solían diagnosticarse por separado e incluyen el trastorno autista, el trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera (PDD-NOS, por sus siglas en inglés) y el síndrome de Asperger.

El concepto “espectro” nos sugiere claramente que se trata de una gran dispersión de síntomas distintos, que aunque tengan similitudes, constituyen fenómenos disímiles en diferentes individuos. Este concepto ya nos llama la atención sobre la necesidad imperiosa de contar con herramientas capaces de identificar áreas cerebrales alteradas en el particular caso del paciente en cuestión.

En el ámbito neurológico no contamos con exámenes de gran especificidad e interpretabilidad funcional capaces de hacer un seguimiento de cada una de las áreas cerebrales durante un largo periodo de tiempo (como si es posible con el examen Holter de 24 hrs. en cardiología, por ejemplo). Lo más cercano a eso, por ahora, es el examen funcional “Neuro SPECT Tc 99m ECD”, que cumple las condiciones de entregarnos una buena imagen momentánea de lo que sucede en el cerebro del paciente. Algunas clínicas en Chile cuentan con buena tecnología que nos permite identificar localmente cambios en el metabolismo cerebral. 

Pero volvamos a los síntomas, que si bien pueden ser tan distintos, tambien

 tienen aspectos en común. Lo común en estos trastornos del espectro autista (TEA) es una discapacidad del desarrollo provocada por diferencias en el funcionamiento de distintas áreas del cerebro. En la medicina moderna aparecen con  mucha frecuencia estudios que nos permiten comprender mejor este fenómeno y asÍ poder ayudar mejor, pero aún se desconoce exactamente qué provoca estas diferencias en la mayoría de las personas con TEA. Algunas de estos pacientes  presentan antecedentes familiares, otros, se postula, han sido expuestos a algunas sustancias tóxicas, algunas de ellas presentes en algunas vacunas.

Existen muchas posibles hipótesis sobre las causas para los TEA, cada

una de ellas hace propuestas terapéuticas, pero ninguna de ellas, hasta ahora , es capaz de entregar soluciones integrales al paciente.

Siendo así, muchas familias se desaniman, pierden la esperanza en la efectividad de los posibles tratamientos que la medicina les ofrece para sus seres amados.

Mi opinión es que, por ahora, debemos poner el centro de nuestra

atención en los desórdenes del sistema nervioso central y en las herramientas terapéuticas que actualmente disponemos.

La estimulación repetitiva magnética transcraneal (rTMS por sus si

glas en inglés) ofrece la posibilidad directa de estimular o inhibir algunos centros cerebrales específicos que típicamente se encuentran alterados en este tipo de pacientes.

Mediante ello es posible incidir, sintomatológicamente en algunas importantes funciones y abrir posibilidades para una mejor calidad de vida del paciente y de sus familiares.

Nuestra experiencia con niños con TEA es francamente sorprendente:

Hemos acelerado y mejorado el lenguaje de nuestros pequeños pacientes, algunos de ellos han mejorado sus rendimientos escolares y uno de ellos logró incorporarse a la vida escolar en un colegio no especializado, en el cual se ha mantenido ya por más de cuatro años; en la mayoría de ellos se observa una franca mejoría en las funciones ejecutivas y otros han mejorado notablemente sus habilidades sociales.

Algunos síntomas obsesivos como la repetición de movimientos o palabras también han sido objeto de mejorías significativas. También el control de los impulsos han mejorado en cifras estadísticamente significativas, de manera tal que la irritabilidad tan propia de ellos, frente a cualquier pequeño cambio, también genera condiciones para un mejor vivir del niño y sus familiares.

Los resultados de los tratamientos que llevamos a cabo son de naturaleza complementaria a todas las demás terapias, ya sean de naturaleza psicológica, física, relacional, etc.

A continuación se visualiza exámen neuro SPECT de control comparativo, a realizarse después de 4 meses de haber terminado el ciclo de sesiones de neuro estimulación, edad de la terapia niño de 11 - 12 años, nos sirve para objetivar los cambios habidos en el período y definir nuevas tareas futuras.

A continuación se adjuntan videos y fotos de Charla dictada por el Dr. Wilson Araya sobre TEA.

Para mayor información comunicarse al 2 22 44 3351

Dirección: Fidel Oteiza 1941 Of 208. Providencia.

​© 2017 HOLYMED.

Creado con Wix.com

  • Facebook
  • Instagram